2015

¿Vientos de cambio?
Hora de ponerse a soplar.
Soplaré y soplaré,
hasta que los pulmones
se me enciendan
rojos como el fuego,

porque hace falta
y porque es bueno.
Soplando cruzaré el océano
para llegar como brisa suave
a mi gente en el verano,
para que sepan que estoy allí
tanto como aquí.
Seguiré soplando por las calles
para no dejar de enredarme
en un abrazo con mi gente
que necesita una mano,
quien sea como sea donde sea.
Soplaré también mi llama blanca de alerta
para que me envuelvan los ojos cálidos
de mi gente buena que siempre está.
Gracias.
Arremolinaré el soplido
para conocer
vientos nuevos de otras bocas
porque siempre viene bien
ser más en el huracán.
El secreto está en el aire.
Y yo quiero respirar con intención.
Quiero soplar y sumar
mis gotitas transparentes
a las tuyas,
las tuyas,
las tuyas,
y despeinar al sol
con un ráfaga de multitud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s