Fuego

Encender la llama.
Sostener la llama.
El aire, que no falte.
La cera, el pavilo.

El secreto está en el aire.
La alquimia y la materia prima.

Por eso planto y cultivo.
Encuentro y remuevo
ojos, lenguas, pieles.
Trazo caricias suaves
y cierro los ojos para sentir
el aire que nos limpia y se ríe.

Por eso enebro palabras
a veces pocas, a veces todas.
Y observo sus secretos
para entender y no olvidar.

Por eso huyo a mi cueva,
mi monte, mi guarida
donde hibernar lejos
de la radiación tóxica
de quien escupe y grita
muerta el alma
de miedo a no ser suficiente.

No silos de aire
acumulado y rancio.
El aire estancado sin aire
y máquinas de desestancar.

El aire nuestro de cada día.
El derecho a sostener la llama

latente en la mesa filosofal,

silbadora en mis sueños

ardiendo
en el centro de la reunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s