acción

Qué injusta es la vida

Durante muchos años, estar cerca era muy cómodo, como bajar el sábado a la tarde al ultramarinos de la esquina en chándal y sin dinero, porque ya te pagaré. Resulta que doña Emilia le fiaba a todo el mundo y al final no podía pagar la luz. Tuvo que poner unas velas para seguir abriendo. Pero un día una se le cayó y se prendió fuego el ultramarinos. (más…)

Cuerpo y alma

El cerebro es un órgano de mi cuerpo físico que necesita descanso, alimento, oxígeno, ejercicio…

Si pongo mis ideas y mis emociones en sintonía con mi cuerpo, la creación resulta mucho más fácil, más fluida, más libre y sana.

La vitalidad de mis palabras depende de la vitalidad de mi cuerpo. Para desarrollar la acción de crear necesito poner en marcha otras acciones: andar, sentir el aire en la piel, sudar, contraer músculos y agitar los pulmones, por ejemplo.

El placer, la satisfacción y la felicidad dependen de esa conexión. Soy poeta de cuerpo y alma.

 

Valor y validez

Cada vez vale menos la palabra; sobre todo, la palabra dada; sobre todo, la palabra amor.
Nos volvemos seres inconexos, incapaces sociales.
No entendemos lo que vemos. No sabemos lo que decimos. No hablamos de lo importante. No decimos lo que hay que decir.
Nos llenamos los ojos y la boca, eso sí, de falacias inútiles. Esa plenitud, ese sobrepeso, nos impide movernos y buscar: respuestas; verdades hasta el límite de la lucidez embargante; palabras hasta el límite de las lágrimas; hasta el punto de quedarnos sin aire y aprender, otra vez, a respirar.