comunicar

Preguntar y responder

¿A quién le hablamos? ¿A quién nos gustaría hablar? ¿Quién escucha? ¿Quién nos gustaría que escuche? ¿Qué efecto tiene? ¿Qué efecto querríamos?

Preguntas que tengo que hacerme cada vez que leo y cada vez que escribo.

Y para responderlas necesito sobre todo conocerme muy bien.

Estudiar mucho; pero sobre todo escuchar, mirar, tocar, oler, degustar y sentir mucho, es lo que nos hace aprender mucho ¡y bien!

Cuerpo y alma

El cerebro es un órgano de mi cuerpo físico que necesita descanso, alimento, oxígeno, ejercicio…

Si pongo mis ideas y mis emociones en sintonía con mi cuerpo, la creación resulta mucho más fácil, más fluida, más libre y sana.

La vitalidad de mis palabras depende de la vitalidad de mi cuerpo. Para desarrollar la acción de crear necesito poner en marcha otras acciones: andar, sentir el aire en la piel, sudar, contraer músculos y agitar los pulmones, por ejemplo.

El placer, la satisfacción y la felicidad dependen de esa conexión. Soy poeta de cuerpo y alma.

 

Mensajes privatizados

¿Qué es la felicidad? ¿y la pasión? ¿y cuáles son tus sueños? ¿Qué son el éxito, el crecimiento, la seguridad?

¿Qué es la paz? ¿Qué es la guerra?

La felicidad es lo que ocurre cuando destapas una botella de refresco; la pasión, lo que sucede cuando cambias de colchón; y tus sueños, comprar, tener y ser mejor que… El éxito es tener a la chica más guapa (guapa según quién) a tus pies (porque eres hombre) y la envidia de todo el mundo (de ellos). Sí, evidentemente, para la chica, el éxito es él y ser la más guapa, y otra vez la envidia (de ellas). El crecimiento es más dinero en el banco. La seguridad es una alarma y un guardia en la puerta. La paz es derrotar al enemigo. La guerra es algo que tenemos la obligación de afrontar para defender nuestro honor (¿honor? ¿y qué es honor?…).

¿Por qué me suenan tan familiares estas definiciones de felicidad, pasión, sueños, éxito, paz, guerra, seguridad, crecimiento…? ¿Por qué acuden a mí de forma casi automática? ¿Será que son verdad?

O será que no… ¿Cómo puede ser que pensemos que la vida, la felicidad, la pasión, la seguridad es eso que nos dicen? Porque lo hacemos ¿eh? Y tomamos decisiones cada día basándonos en ello. Sabemos, estoy segura, de que no es así. En el fondo del alma lo sabemos. Pero hay un resorte que salta una y otra vez haciéndonos extender la mano para agarrar el siguiente producto.

¿Es culpa de la tele? No, la tele no toma esas decisiones. es un sistema de transmisión de información. ¿La radio? Tres cuartos de lo mismo. Por lo tanto, no se trata de execrar a la tele, ni a Internet, ni a la prensa, ni la radio… ni a los fanzines, ni a las pintadas callejeras, ni los boletines oficiales… Los mensajes están allí y serán lanzados porque alguien(es) se apropió de su significado y nos lo vende en cómodas cuotas. Si no estuvieran la tele, la prensa, etcétera, ya encontrarían otros modos para insistir machaconamente. Y claro, las personas construimos la realidad en base a estos mensajes.

Sin embargo, mientras tanto, la vida transcurre (toda ella) fuera de estos medios. Las pantallas (las grandes y las pequeñas) nos muestran solo una pizca de la vida, una pequeña parte de lo que ocurre en el mundo. Y nos muestra también otras cosas que no son verdad.

Se me ocurren algunas opciones respecto de quiénes deciden eso. No lo tengo del todo claro aunque me suena que va por el lado de la acumulación de la riqueza. Necesitaría menos ruido y menos urgencia para pensarlo. Lo que sí tengo claro es que es gente con poder para sincronizar los mensajes del mundo.

Pero incluso por encima de todo ello, tengo claro que yo no fui. Yo no decidí que esas fueran las definiciones. No son las mías. Y si quiero que mis mensajes estén libres de estas premisas que me resultan ajenas y falsas, tengo que volver a hacer las preguntas básicas.

Afortunadamente la polisemia es posible. No necesito competir ni imponer a nadie mis definiciones. Basta con elegir la que más me gusta y mejor me sienta.

¿Qué es la felicidad? ¿y la pasión? ¿y cuáles son mis sueños?

¿Qué son el éxito, el crecimiento, la seguridad?

¿Qué es la paz? ¿Qué es la guerra? ¿El amor? ¿La vida?

¿Seremos capaces de recrear las definiciones, de limpiarlas de falsas premisas y reconstruir cada quien su mensaje propio? Podemos también pensar conjuntamente, escuchar propuestas, alternativas, expresadas con calma y como opiniones, no como dogmas. A mí me gusta dialogar con quien me deja pensar y degustar las ideas antes de decidir a qué saben.

El ruido sigue siendo fuerte todavía. Pero a veces, consigo hacer silencio (muchas veces compartido), pensar, entender y responderme.